OKRs, la metodología que usan los grandes para definir y alcanzar objetivos

HomeOKRs


Año nuevo, objetivos nuevos ¡venga! 

Sí bien es cierto que parece una tarea complicada definir objetivos porque, seamos realistas, a veces son muchos los objetivos que buscamos alcanzar, basta con leer este artículo para comenzar a definir los de tu organización, equipo o departamento de una forma sencilla, efectiva y medible. 

Aprende a definir y alinear objetivos como los grandes


¿Qué son los OKRs?

OKRs, Objectives and Key Results, por sus siglas en inglés, es decir, objetivos y resultados clave, es un sistema o metodología que ayuda a definir, alinear y ejecutar objetivos en las organizaciones.

Grandes marcas a nivel global utilizan OKRs para gestionar sus objetivos como: Google, Amazon, LinkedIn, Netflix, Spotify, Oracle, entre otras. Los resultados en estas grandes compañías han sido evidentes tanto en su cultura organizacional como en el compromiso de sus colaboradores.

¡Una maravilla! Pero ¿cuál es la historia detrás de los OKRs? 👀


Un poco el origen de los OKRs

La metodología OKRs nace en 1980, cuando John Doer, inversionista en Kleiner Perkins, se dió cuenta de que los colaboradores se preocupaban mucho más por el procedimiento que por los resultados. Un poco después, Doer conoció al gurú de la gestión, Andy Groove cuando se unió a Intel, y conoció su método para establecer objetivos. 

El origen de los OKRs está estrechamente asociado a la empresa Intel ya que inicialmente la metodología se llamaba ​​Intel Management by Objectives (Gestión por Objetivos) y años más tarde, lo conocemos como Objectives and Key Results.


Beneficios de implementar OKRs

Anteriormente mencionamos algunas de las marcas que implementan en su gestión la metodología OKRs y no sólo por el hecho de ser grandes compañías significa que se acopla mejor el sistema, el mayor beneficio de implementar OKRs es que es adaptable para todo tipo y tamaño de industria beneficiando las siguientes prácticas:

  • Enfoque: Permite a que nos enfoquemos en lo que más importa, evitando tareas no prioritarias.
  • Alineación: Todos los colaboradores nos alineamos hacia un mismo objetivo, promoviendo el trabajo en equipo y evitando cuellos de botella.
  • Seguimiento: Evitan el “definir y olvidar”, un seguimiento puntual ayuda a tomar decisiones basadas en datos duros.
  • Visibilidad: Todos los colaboradores pueden ver los objetivos de la organización, impulsando el sentido de responsabilidad y fomentando la colaboración.
  • Alcance: Le da a los colaboradores la libertad de fallar, conduciendo a avances más importantes. 


El 90% de los equipos que utilizan OKRs dentro de una plataforma de gestión de objetivos proporcionada por sus managers, hacen check-in de progreso al menos una vez al mes.


¿De qué se compone un OKR?

Ahora teniendo el contexto del origen de los OKRs, nos adentramos a la parte medular del asunto, ¿De qué se compone? ¿Cómo se construye?.

Pensemos por un momento que como todo sistema, posee una anatomía, así mismo, los OKRs tienen su propia estructura y razón de ser. Para ser más prácticos dividamos la composición de un OKR en 2 partes: los objetivos y los resultados clave.


Los objetivos

En este primer nivel, los objetivos son las descripciones cualitativas de las metas que se buscan alcanzar.

Los objetivos deben ser:

  • Inspiradores
  • Breves y concisos
  • Motivadores
  • Desafiantes 


Los resultados clave

La segunda parte son los resultados clave, no son más que el conjunto de métricas claves que miden el progreso del objetivo, en pocas palabras, las iniciativas o acciones específicas para alcanzarlos.

Los resultados clave deben ser:

  • Cuantitativos
  • Accionables es decir, posibles de realizar
  • Medibles, posibles de ver el alcance y rendimiento
  • Que no pasen de 5 resultados claves
  • Separar de las tareas, si hay algo importante es que los resultados no representan las tareas.

✅ Si quieres conocer más tips sobre cómo implementar los OKRs en tu organización, descarga nuestro eBook gratuito .

Ejemplo de OKRs

Hagamos un ejemplo que nos ayude a ilustrar mejor las bases anteriores. Supongamos que tu organización al inicio del Q1 del 2022 requiere brindar una experiencia de servicio memorable al cliente a través de la atención al cliente. 

Ahora, ¿cómo sabemos si la experiencia de servicio al usuario es memorable? Aquí el papel de los resultados claves es determinante, ya que se alinean los objetivos de acuerdo a los resultados que posiblemente brinde esa experiencia de servicio memorable al usuario mediante la atención al cliente.

El ejercicio quedaría de la siguiente manera:

Objetivo

Brindar una experiencia de servicio a cliente memorable en el punto de venta. 

Resultados claves:

  • Reducir el tiempo de resolución de problemas de X a Y
  • Incrementar el compromiso de retención de X a Y
  • Reducir la tasa de abandono de X a Y

¿Te interesa ver los OKRS en acción? ¡Agenda tu DEMO gratis!

Prácticas para implementar OKRs

Para poner en práctica la metodología OKRs sólo necesitas comprender muy bien cuál es el objetivo general que busca perseguir tu organización. Una vez presente este panorama, inicia con ejercicios prácticos y recuerda dar seguimiento constante al avance de los mismos.

La siguiente fórmula es un buen comienzo para realizar el ejercicio:

1. La Fórmula de OKRs:

Haré (Objetivo) medido por (este conjunto de resultados clave)


2. Recuerda que los Objetivos deben ser:

  • Aspiracionales
  • Memorables
  • Cualitativos
  • Adaptados a la cultura de la organización


3. Recuerda que los Resultados Claves deben ser:

  • Cuantitativos
  • Basados en valor
  • Resultados orientados en el trimestre


4. Si estás atascado con una tarea, conviértela en resultados claves utilizando este modelo: si tenemos éxito con ________, tendremos más ________ y/o menos __________

Si tienes dudas sobre cómo definir los objetivos de tu organización, descubre cómo Lernit te puede ayudar a implementar tus OKRs

Let's do it!

Escrito por
Rosmary Bompart