Los 8 Súper Poderes de los OKRs

HomeOKRs

Los 8 Súper Poderes de los OKRs

Tener objetivos en la organización permite fijar una estructura, pero definirlos con la metodología OKRs da sentido de propósito a los colaboradores.

Los OKRs crean el marco adecuado para una planeación estratégica efectiva, que da enfoque y visibilidad a los colaboradores sobre sus actividades y cómo éstas impactan en el día a día al avance de los objetivos. Es por ello, que no sólo es una herramienta pensada en función de la estrategia de la organización, sino que también influye en la gestión y evaluación del desempeño de cada colaborador de nuestra empresa.

¿Qué son los OKRs?

Antes de introducirnos al tema principal, es importante siempre recordar de qué se tratan los OKRs. Pues bien, OKR (Objetivos y Resultados Clave, por sus siglas en inglés) es una metodología de definición de objetivos diseñada para alinear a todos los colaboradores de una organización hacia un conjunto de metas en común.

Aprende a definir OKRs como los grandes.

Si tu organización está en búsqueda de un método efectivo para definir objetivos, estás en el blog correcto. En este recorrido te enseñaremos cómo realmente los OKRs te ayudan no sólo a alcanzar tus objetivos, sino también en la gestión del desempeño de tu organización, con sus 8 súper poderes fundamentales.

Se puede decir que el uso de esta metodología te convertirá en un superhéroe de tu organización o proyecto personal.

Enfoque: 

Al establecer tus objetivos y resultados clave, se facilita enfocar los esfuerzos a lo que realmente importa. Esto hace que sea mucho más fácil dejar de lado las cosas que no son relevantes para el cumplimiento del objetivo.

Alineación: 

Todos los objetivos, departamentales e individuales, deberán alinearse a los de la organización o proyecto.

Seguimiento: 

Mide el progreso de manera regular y transparente, esto te ayudará a anticiparte a posibles problemas y poder evitarlos.

Visibilidad: 

Todos los colaboradores deberán poder ver los objetivos de la organización. Al comprometerte con tus objetivos de manera transparente, significa que todas las partes conocen lo que realmente es prioritario, así como la visión y estrategia del negocio.

Alcance: 

Establecer objetivos y después lograrlos o fracasar en ellos te permitirá reconocer y alcanzar más cosas de las que nunca pensaste ser capaz, y lo mismo hará por tus colaboradores.

Innovación: 

Los OKRs impulsan la productividad y eliminan el micromanagement, motivando al equipo a ser creativos, creando una cultura de innovación y de mejora continua. 

Ownership: 

Todos los colaboradores se suman al proceso de definición de objetivos, lo que les da mayor sentido de pertenencia sobre sus metas, y lo mejor: pueden ver cómo sus logros impactan en el crecimiento de la organización.

Acción: 

Los resultados clave son acciones tácticas, que marcan la ruta específica al camino correcto. Teniendo esta ruta definida, se pueden identificar cuellos de botella y reaccionar ante cualquier incidencia.

Nunca dejamos de aprender y perfeccionar nuestros métodos, asimismo aplica para los OKRs, pues requieren el seguimiento adecuado para asegurarnos de que los objetivos se están cumpliendo de acuerdo a lo planeado. Así que, reagrupa a tu equipo de forma recurrente para discutir los avances, hagan team back y sesiones para seguir motivándolos a alcanzar sus metas.

Trabajar con un verdadero propósito requiere mucho más que una visión empresarial inspiradora. Es por eso que te preparamos para que puedas establecer objetivos sólidos para tu organización o proyecto.

Let’s do it!

Escrito por
Valeria Acosta