Claves para definir objetivos correctamente.

HomeOKRs

A todos nos ha pasado, va a comenzar un nuevo ciclo y ha llegado el momento de definir nuevos objetivos y trazar un camino claro hacia el éxito, estamos entusiasmados porque salimos de la junta estratégica y tenemos claridad sobre la visión y qué tenemos que hacer para llegar ahí, comenzamos a redactar, rebotamos, revisamos, editamos y lo bajamos con el resto del equipo, todos se ponen las pilas y comienzan a definir iniciativas y manos a la obra. Llega el final del ciclo y en la junta de avances te das cuenta de que no lograste mucho o lo que lograste en realidad no impactó al crecimiento de la organización. ¿Y ahora?


Para alcanzar tus objetivos, primero que nada, debes asegurarte de que se hayan definido correctamente. Suena algo obvio, pero cometemos errores comunes que finalmente impedirán que des un buen seguimiento, o que definas iniciativas de valor que impacten a la estrategia del negocio. 


Claves para establecer buenos objetivos

Asegúrate de estar alineado a la estrategia organizacional: Cuando pienses en tus objetivos, ten a la mano la visión, misión y estrategia de tu organización, muy a la mano, para que así puedas evaluar si lo que definiste tendrá un impacto positivo en alcanzarla. Te recomendamos justificar cada uno en algún espacio para que puedas visualizar si: esto no vale la pena o si, voy por un excelente camino. 

Evalúa tus recursos: Es importante evaluar recursos, equipo y alcance para no invertir demasiado tiempo en objetivos que no podemos cumplir, eso afecta la motivación y terminas ignorando tus objetivos. 

Separa las tareas de los objetivos: Sí, no es lo mismo una tarea (proyecto o iniciativa) que un objetivo. Recordemos que las tareas son las acciones puntuales que debemos realizar para alcanzar un objetivo,  mientras que los objetivos son ese conjunto de metas estratégicas que persigue la organización.

Fija resultados claves cuantificables: Cada objetivo debe conducir a resultados clave cuantificables, para tener claridad sobre el avance de las metas establecidas, si no tiene métrica, no lo puedes medir, literalmente. 

Establecer objetivos a corto plazo: Pequeños pasos para llegar lejos. De esto se trata, los objetivos tienen mayor posibilidad de cumplirse en un periodo corto y adicionalmente te incrementa las oportunidad por año para cambiar de opinión o mejorar. Lo recomendable es que sean trimestrales, la típica es anual o semestral, pero son los más comúnmente “definidos y olvidados”. 


Tips para garantizar el cumplimiento de los objetivos

1.Enfocarse en el resultado y no el procedimiento:

El famoso “outcomes over outputs”, no quiere decir que el procedimiento no sea de gran valor, al contrario, el procedimiento es clave, pero cuando nos concentramos más en monitorear los procesos, dejamos de medir lo que realmente importa, que es el resultado.

2.Realizar seguimiento continuo: 

Evitemos por completo establecer objetivos y olvidarlos con la excusa de “revisarlos a final de año para visualizar los logros” o “hacer seguimiento luego de ver avances”. Cumplir con los objetivos es una práctica del día a día que puede ser más emocionante de lo que parece. Realizar check-in con base en una planificación permite visualizar un avance sobre los objetivos. Se recomienda realizar seguimiento diario o semanal, y discutirlos con el equipo al inicio de cada semana, ¡hay muchas formas de hacerlo! Mira el detalle aquí.


3.Ownership:

La palabra que todos usamos pero que pocas veces llevamos a la práctica. Involucra a tu equipo, permite que aporten con ideas y feedback sobre sus resultados clave, así puedes fomentar la responsabilidad y al mismo tiempo darles claridad sobre sus prioridades, pero aún más importante, les das un propósito y sentido de pertenencia dentro de la organización, win win win. 


La metodología OKRs es ideal para cualquier organización que desea definir objetivos alcanzables. Aprende a desarrollarlos como los grandes de la industria, inscríbete a nuestro curso gratis.


Cumple con los objetivos de tu organización de forma rápida y sencilla

Cada organización decide cómo medir o dar seguimiento a sus objetivos. La forma más común es a través de una hoja de cálculo por colaborador, equipos, o inclusive, por departamento; sin embargo, se convierte en un proceso muy manual y cada vez son más las organizaciones que utilizan un software para gestionar sus objetivos.


Las herramientas automatizadas facilitan esta tarea, permitiendo una visibilidad clara y al instante del avance de los objetivos; además de integrar a todos los miembros de la organización para que todos estén alineados hacia la misma dirección. 


Para conocer más sobre estas herramientas, agenda tu demostración gratuita con Lernit.

Escrito por
Lucía Rubio