Beneficios de la Inteligencia Emocional

HomeDesarrollo personal

Para comenzar, es importante tener claro qué son las emociones. Las emociones son una respuesta suscitada biológicamente frente a un estímulo ambiental (Panju, 2011, p.14). Éstas son estados anímicos que manifiestan una gran actividad orgánica, que se refleja en los comportamientos externos e internos. Son una combinación compleja de aspectos fisiológicos, sociales, y psicológicos dentro de una misma situación polifacética. Pueden generar estímulos y energías poderosas para alcanzar objetivos que nos proponemos; pero, también puede generar frustraciones profundas que inhiban nuestros pensamientos y acciones (Tejido, s.f).

Hace más de quince años que apareció el concepto de inteligencia emocional y su importancia ha ido creciendo. El siglo XXI se adentra en el laberinto de las emociones sustentando un nuevo modo de entender la vida: el objetivo, es pues, sacarles partido a las emociones, ser emocionalmente inteligente, para tener este nuevo modo de ver la realidad que nos rodea, resolver los problemas cotidianos y alcanzar la felicidad (deseo último de todos los seres humanos) Las emociones son importantes porque contienen datos valiosos. Son una parte fundamental de nuestra existencia cotidiana. 


Nuestros cuerpos nos hablan a través de las emociones y nos cuentan qué necesitan para estar saludables y felices. Nuestras emociones también comunican mensajes a los demás y son impulsos que nos fueran hacia diferentes cursos de acción. Las emociones elevan nuestro pensamiento: si estamos en un estado de ánimo positivo, podemos generar ideas nuevas e interesantes. Si estamos preocupados o angustiados por algún tema, entonces la creatividad no fluye y nos quedamos estancados. Comprender nuestras emociones nos proporciona la información sobre cómo funcionamos nosotros y los demás. La clave es escuchar y utilizar nuestras emociones de manera inteligente. Esto nos ayuda a tomar conciencia de nuestros sentimientos y así podemos tomar buenas decisiones en la vida. (Panju, 2011).  


Relacionado con lo anterior, para poder manejar las emociones y hacer que éstas beneficien las acciones y decisiones que se toman en vez de perjudicarlas, es fundamental considerar desarrollar la inteligencia emocional. Goleman (2012) define la inteligencia emocional como la capacidad de persistir frente a la frustración, controlar impulsos y postergar la gratificación, regular nuestro ánimo y tener empatía con los demás. Por lo que hace una clasificación de la inteligencia emocional en cinco componentes: 


1. Autoconocimiento 

2. Autorregulación

3. Automotivación

4. Empatía 

5. Habilidades sociales


¿Qué tanto tiempo inviertes en ti y en tus emociones? muchas veces puedes caer en invertir tiempo en todo tu alrededor menos en ti mismo. Tu propia persona es el mayor recurso que tienes, de ti dependen muchas cosas y por eso es necesario comprender los beneficios que obtendrás si inviertes tiempo en trabajar la inteligencia emocional. A continuación, se presentan algunos de los beneficios que, seguramente, te ayudarán de gran manera en el día a día según García (2020).

1. Mejora  la toma de decisiones: permite que las personas evalúen su sistema de valores y sus creencias, ayuda a detectar los puntos fuertes y débiles para poder mejorar y es necesario para tomar mejores decisiones en la vida.


2. Mejora el rendimiento laboral: La inteligencia emocional aplicada al trabajo es sumamente útil en distintos aspectos. Por ejemplo, mejora la productividad de los empleados, mejora la salud laboral, mejora el servicio de atención al cliente, etc. Este tema también se abordará con mayor profundidad en el tercer módulo.

3. Protege y evita el estrés: La correcta  gestión emocional es tan importante para proteger el estrés como para no provocarlo. Imagina cualquier situación en la que la falta de empatía y la mala regulación de las propias emociones provoca discusiones continuas y preocupaciones personales con más intensificación. A la larga, todo esto puede generar un entorno estresante para uno mismo y para los demás.

4. Favorece el desarrollo personal: Los coaches, es decir los expertos en desarrollo personal, aportan herramientas de inteligencia emocional a los coachees, pues el desarrollo personal de un individuo no puede entenderse sin el correcto autoconocimiento y la gestión de las propias emociones.  Por otro lado, una mala gestión de emociones afecta al proceso de aprendizaje porque alteran la atención, la concentración, la memoria y la motivación, por lo que puede llegar a estancar el crecimiento personal (Ortega, 2010).

5. Otorga capacidad de liderazgo: La inteligencia emocional es una competencia imprescindible de los líderes. El propio autocontrol emocional del líder o el saber entender a los demás son una buena demostración de las habilidades de liderazgo. De hecho muchos líderes carismáticos, los que poseen una inteligencia emocional elevada, como por ejemplo el líder transformacional, han demostrado ser los líderes más eficientes en muchas investigaciones, pues motivan y aumentan la productividad y la eficiencia del grupo.


6. Favorece el bienestar psicológico: Muchas patologías de la actualidad tienen que ver con la correcta gestión emocional, y por eso, se aplica como método terapéutico. La incorrecta gestión emocional, puede a largo plazo producir ansiedad por culpa de una evaluación negativa de la realidad o por un control incorrecto de las emociones, y la inteligencia emocional puede ayudar a prevenir los síntomas ansiosos. Un meta-análisis reciente realizado en 7898 sujetos encontró que niveles altos de Inteligencia Emocional estaban significativamente relacionados con una buena salud mental. Por otra parte, algunas investigaciones han constatado que los niveles bajos de Inteligencia Emocional se relacionan con ciertos desajustes emocionales como la sintomatología depresiva y ansiosa (Martínez, Piqueras y Ramos, 2010).

7. Favorece el bienestar de salud física: Cada día los estudios apoyan con más fuerza la afirmación que sostiene que las emociones y nuestro organismo se relacionan e interactúan entre sí desencadenando reacciones químicas que pueden alterar la respuesta inmunitaria y el funcionamiento de los diferentes órganos y sistemas de nuestro cuerpo a nivel físico y mental. A nivel físico se pueden presentar trastornos del sistema cardiovascular, del aparato respiratorio, patologías músculo-esqueléticas (dolores musculares y articulares), trastornos gástricos (úlcera, colitis, colon irritable) y del sistema inmunológico.  (Ortega, 2010).

Como se pudo comprender, existe un gran impacto en nuestra calidad de vida si se invierte tiempo en el desarrollo de la inteligencia emocional. Piensa ahora, ¿cómo te sientes con tu vida en este momento? ¿Crees que alguno de estos beneficios puede contribuir alguna situación de tu vida personal o del trabajo?  Es importante que hoy en día tengamos una vida con mayor balance profesional, personal, emocional, cognitivo y social ya que muchas veces al olvidarnos del aspecto emocional, pueden irse perjudicando poco a poco el resto de las dimensiones que conforman nuestra persona. 


La adquisición de la inteligencia emocional, como se vio anteriormente, implica desarrollar ciertas habilidades, todas ellas resultan indispensables para una buena adaptación social. Las personas con habilidades emocionales bien desarrolladas tendrán más probabilidades de sentirse satisfechas y ser eficaces en su vida (Tejido, s.f).


Referencias:

García, J. (2020) Los 10 beneficios de la inteligencia emocional. Recuperado de https://psicologiaymente.com/psicologia/beneficios-inteligencia-emocional

Martínez, A., Piqueras, J.A., Ramos, V. (2010) Inteligencia Emocional en la Salud Física y Mental. Electronic Journal of Research in Educational Psychology, 8 (2), 861-890

Ortega, M. (2010) La educación emocional y sus implicaciones en la salud. REOP, 21 (2), 462-470


Escrito por
Paulina Girard